sábado, 8 de noviembre de 2008

Copenhague




El corría nunca le enseñaron a andar,
se fue tras luces pálidas.
Ella huía de espejismos y olas de mar
Aeropuertos, unos vienen otros se van,
igual que Alicia sin ciudad.
El valor para marcharse, el miedo a llegar...

Llueve en el canal,
la corriente enseña el camino hacia el mar,
todos duermen ya.
Dejarse llevar suena demasiado bien,
jugar al azar, nunca saber donde puedes terminar
o empezar.

Un instante mientras los turistas se van,
un tren de madrugada consigue trazar
la frontera entre siempre o jamás.

Llueve en el canal,
la corriente enseña el camino hacia el mar,
todos duermen ya.
Dejarse llevar suena demasiado bien,
jugar al azar, nunca saber donde puedes terminar
o empezar... o empezar.

Ella duerme tras el vendaval.
Se quitó la ropa, sueña con despertar
en otro tiempo y en otra ciudad.


Dejarse llevar suena demasiado bien,
jugar al azar, nunca saber donde puedes terminar
o empezar... terminar... o empezar.
Terminar... o empezar.






Qué más da Copenhague o cualquier otro lugar, si no te dejas llevar...

5 comentarios:

Miguelo dijo...

algun dia se dejara llevar

Angel dijo...

La verdad es que si..

el angel de las mil violetas dijo...

no conocía ni el grupo ni la canción, pero al igual que descubrir tu blog ha sido un buen descubrimiento.
Besos.

Nicolas dijo...

lindo, como lo es dejarse llevar y q atras queden los pensamientos, los remordimientos y los reproches

YeYe dijo...

Pues verlos en concierto es grandioso!!!! Yo fui este finde a Córdoba y me encantaron... además fueron amabilisímos y me eché fotillos con ellos!!!

Creo que pronto tocan en La casa encendida en Madrid... pero lástima que me lo perderé!!

Saludos!!!